En el año 2016 y consecuencia de la entrada en vigor de cambios normativos en el marco jurídico español que mermaban la capacidad de gestión del Consorcio Insular de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma y a fin de garantizar el cumplimiento de los fines y cometidos encomendados por la UNESCO a las Reservas de la Biosfera desde un órgano de gestión plural, participado, transparente e independiente se ha promovido transformar la forma jurídica del órgano de gestión de ésta pasando de ser un Consorcio Insular a ser Fundación Canaria Reserva Mundial de la Biosfera La Palma. 

Constituye el objeto de esta Fundación la gestión en común de los aspectos medioambientales y de desarrollo socioeconómico, incluida la custodia del territorio y las acciones de voluntariado, así como la investigación y la observación permanente en relación a la sostenibilidad del territorio en el ámbito declarado por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biosfera La Palma, todo ello, al amparo de las tres funciones esenciales que ha de cumplir ésta, establecidas en el Marco Estatutario de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, esto es:  

a) Función de Conservación, para contribuir a la conservación de los paisajes, los ecosistemas, las especies y la variación genética.

b) Función de Desarrollo, para fomentar un desarrollo económico y humano sostenible desde los puntos de vista sociocultural y ecológico.

c) Función de Logística, para prestar apoyo a proyectos de demostración, de educación y capacitación sobre el medio ambiente y de investigación y observación permanente en relación con cuestiones locales, regionales, nacionales y mundiales de conservación y desarrollo sostenible.