La isla de La Palma, también conocida como “la isla bonita”, se encuentra en la parte más noroccidental del Archipiélago Canario en el corazón del Océano Atlántico. Pertenece administrativamente a la Provincia de S/C de Tenerife, dentro de la Comunidad Autónoma de Canarias y cuenta con una población de aproximadamente 85.000 habitantes repartida en 14 municipios, aunque la mayor parte se concentra en los municipios de Santa Cruz de La Palma (capital de la Isla) y Los Llanos de Aridane.

Con una superficie emergida de  708 km2 y un gran edificio volcánico submarino, La Palma alberga una buena representación de los ambientes característicos de la región Macaronésica en muy buen estado de conservación, que parten desde las profundidades del Atlántico hasta el punto más elevado de la Isla, el Roque de Los Muchachos, a una altitud de 2.426 metros.

La Palma se caracteriza por sus grandes acantilados, pero también por sus playas de arena negra, bosques de laurisilva y cielos claros, lo que le da a la Isla un valor natural incondicional y distintivo con respecto a las otras islas del archipiélago. Es considerada por muchos una isla de contrastes: “un continente en miniatura”. Todas estas condiciones han valido para que en el año 2002 toda la isla fuera declarada por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biosfera.